Cuando Audi presentó la idea de fabricar un deportivo de motor central con un diseño totalmente distinto a la sobriedad a la que nos tiene acostumbrados y que fuera capaz de competir con los mejores modelos deportivos del momento, solo había una palabra con la que definirlo: imposible.

Pero, dicho y hecho; la carrocería alemana sorprendería al mundo con un modelo que, a día de hoy, es sinónimo de velocidad, pero también de fuerza, elegancia, fiabilidad y, por difícil que parezca para definir a un deportivo, comodidad.

Así fue como los delirios de grandeza que parecían un fracaso seguro, dieron paso al magnífico Audi R8, capaz de hacer frente a máquinas tan potentes como lo son Porsche o Ferrari.

El prototipo Audi Le Mans quattro fue presentado en el Salón de Frankfurt de 2003, bajo la promesa de que el motor V8 que escondía bajo su capó trasero era solo el inicio de algo mucho más grande.

Eran muchos los que dudaban de que Audi fuera capaz de desarrollar un modelo de tal magnitud, pero todas esas dudas quedaron acalladas cuando el R8 vio la luz en el año 2007.

Su motor 4.2 V8 atmosférico de 420 CV, de indudable eficacia previamente conocida por ir incorporado en el Audi RS4, daría paso al de 430 CV dentro de esta primera etapa, añadiéndole un doble embrague DSG.

Cumpliendo su promesa, el R8 exhibido en Frankfut, con un motor V8, presentaría una versión con un motor V10, el 5.2 V10 FSI, heredado del Lamborghini Gallardo, que iría evolucionando en sus diferentes modelos 525 CV (Audi R8 V10), 550 CV (Audi R8 V10 Plus), 560 CV (Audi R8 GT) y 578 CV (Audi R8 Competition). Dando paso así del V8 al V10, que añadía ese toque de picardía y subidón extra cada vez que se pisa el acelerador de este grande de la velocidad.

En su segunda generación, presentada en 2015, encontraríamos motores de hasta 610 CV, capaces de sobrepasar los 330km/h y alcanzar los 0-100 Km/h en tan solo 3,2 segundos.

Manteniendo en esta segunda generación las líneas y espíritu del modelo inicial, que combinan potencia, elegancia y comodidad, Audi se reafirma en lo bien que lo hizo desde el principio con este coche del que, a priori, todo el mundo dudaba.

¡Pásate por Autos Allende para ver el magnífico Audi R8 que tenemos esperando para ti!